Si has llegado hasta este blog, es posible que te haya sorprendido que una de las principales temáticas que voy a tratar es el Growth Hacking.

Así que te preguntarás…

¿Growth Hacking? ¿Y eso qué es?

Según la acepción más ampliamente aceptada:

El Growth Hacking es un conjunto de técnicas de Marketing, desarrolladas por Startups, en las que se emplea principalmente la creatividad, el pensamiento analítico y las métricas sociales, con el único fin de vender algo a través de la generación de una gran exposición de ese algo en los medios.

Esta, como decimos es la definición académica, por llamarla de algún modo. Sin embargo, el Growth Hacking es una modalidad mucho más profunda que lo que arriba se expresa. Los Growth Hackers basan parte de su éxito en sistemas de marketing ya consolidados como la analítica web, el Posicionamiento en Buscadores (SEO), los tests A/B, y la publicidad online. Sin embargo, se desmarcan de los marketers tradicionales en dos cosas:

  1. Búsqueda constante del Crecimiento al menor costo posible, anteponiéndolo a todo lo demás.
  2. Innovación incansable

Digamos que los Growth Hackers no se plantean ni en sueños acudir a medios tradicionales como prensa, radio y televisión, y su base principal reside en las redes sociales y los diferentes sistemas online, que usan a discreción tratando de dar la campanada a través de pruebas y más pruebas.

Los Growth Hackers destacan en la Búsqueda constante del Crecimiento y una innovación incansable - ¡Tuitéalo!

«El verdadero norte de un Growth Hacker es el Crecimiento»

Esta frase fue acuñada por Sean Ellis, al que se le atribuye la invención del término del Growth Hacking, allá por el 2010 en un artículo de su blog. El concepto fue evolucionando y creciendo y ha llegado hasta lo que es hoy.

El crecimiento es, por tanto, el único foco de un Growth Hacker. Todo aquella decisión que se tome, toda estrategia, toda táctica, toda iniciativa, toda ocurrencia, estará motivada por, y orientada hacia, el crecimiento.

Buscan lo viral, la “Viralidad”.

Growth-Hacking

Crecer es única la obsesión del Growth hacker, pues el éxito de su empresa, startup, proyecto o lo que sea, estará supeditado a un rápido y constante crecimiento, ya que no aspira a un estancamiento con un determinado número de clientes fieles, sino a una escalabilidad empresarial absoluta.

Y te preguntarás… Sí, bueno, pero… ¿Acaso los marketers no buscan también el crecimiento?.

Sí, sí que lo buscan, pero no con tanto ahínco, ni tan obsesivamente. Los marketers quieren crecer, evidentemente, pero no es ni su único foco ni el más importante. Los marketers se preocupan por un espectro más amplio de factores, donde el crecimiento es solo uno de varios.

Los growth hackers, por contra, se fijan también en varios factores, pero su prioridad absoluta es el factor de crecimiento, y todo lo demás es secundario y sólo es contemplable si obedece a ese crecimiento.

Los Growth Hackers se enfocan más en el crecimiento que los Marketers - ¡Tuitéalo!

Este potente foco en una única cosa, ha traído consigo un sinfín de herramientas, prácticas y métodos, que directamente no existen para el resto de marketers, y según va pasando el tiempo, la brecha entre el marketing tradicional y el Growth Hacking se va ampliando cada vez más.

Las Startups y los Growth Hackers van de la mano

Por si andas un poco perdido en esta era tecnológica, una Startup es un tipo de empresa tecnológica asociada a la innovación y/o al desarrollo web, que con un presupuesto reducido, aspira a un crecimiento exponencial escalable.

Una cafetería de barrio no es una startup. Pero una franquicia de cafeterías con algún sistema muy especializado o un concepto novedoso y muy atractivo sí que podría considerarse una startup, aunque por lo general los negocios físicos no suelen considerarse como tales.

Cuando hablamos de Startup, generalmente solemos pensar en una empresa basada en Internet.

Tipos de Startups conocidas son AirBNB, Facebook, Dropbox, Uber… o Tinder, que está tan en boga últimamente. Si te das cuentas, varias de ellas dejaron hace tiempo de ser consideradas Startups, como el caso de Facebook, que ya es un gigante empresarial a nivel mundial.

Pues bien, los Growth Hackers son la respuesta del Marketing a este concepto más moderno de empresa tecnológica.

Son empresas que necesitan despegar muy rápidamente y crecer lo más rápido posible, entre otras cosas porque suelen tener business angels detrás (para entendernos, una especie de inversores de alto riesgo), que quieren resultados cuanto antes mejor.

Y claro, una startup no necesita un marketer tradicional, al menos al principio. Nada de planes estratégicos profundos o fidelización de clientes. Al principio, una startup necesita CRECER, crecer por encima de todo. Si no crece, no tendrá muchos clientes, y si no tiene muchos clientes, no tendrá un glorioso futuro.

Al fin y al cabo, una startup no se puede contentar con una pequeña cuota de mercado como cualquier otra empresa humilde.

Tiene que aspirar a lo máximo posible, y para ello se servirá de las técnicas más efectivas con el menor coste posible, rozando en ocasiones la fina línea de lo moralmente aceptable e, incluso de lo legalmente aceptable. Por eso a menudo se les acusa de utilizar técnicas poco éticas de BlackHat (Atajos rozando o cruzando la línea de la ilegalidad o la inmoralidad), cosa con lo que estoy totalmente en desacuerdo.

El growth hacker no debería hacer spam, piratear correos electrónicos o pasarse por el aro los derechos de los usuarios. Y el que lo haga, no se puede considerar un growth hacker.

El Growth Hacker no hace Blackhat. Y el que lo haga, no es un verdadero Growth Hacker - ¡Tuitéalo!

Los auténticos growth hackers buscan ser más eficientes, más automatizados y por supuesto, muy arriesgados y atrevidos, pero no deberían nunca cruzar líneas que no se deben cruzar. Crecimiento constante sí, pero dentro de unos cauces.

El «hack» de «growth hacker» no se refiere a que haga cosas oscuras detrás de una pantalla anónima, sino que «hackea» en el sentido de buscar las maneras más sagaces de hacer crecer su proyecto. Digamos que con «hack» se refiere a buscar los mejores atajos del sistema web para lograr su objetivo.

Por supuesto, el Growth Hacking no es una modalidad únicamente apta para las Startups. El Growth Hacking es perfectamente aplicable a cualquier tipo de pequeña, mediana o gran empresa, así como a casi cualquier proyecto que tenga uno entre manos con proyección online.

Al basar su foco en el crecimiento, el Growth Hacking se puede emplear en cualquier negocio o proyecto que aspire a un crecimiento exigente, por lo que muy probablemente sea más que válido para esa idea que tienes entre manos, o esa empresa que necesita expandir su cuota de mercado.

Por su foco en el crecimiento, el Growth Hacking se puede emplear en cualquier negocio o proyecto - ¡Tuitéalo!

¿Qué hace un growth hacker?

Entiendes que el crecimiento es la base de un growth hacker, pero… ¿cómo trabaja exactamente para lograr ese crecimiento?

diagrama-growth-hacking
Ah, amigo mío. Esa es la parte que más me gustó la primera vez que investigué un poco sobre el tema.
El growth hacker que se precie, ha de dominar o al menos entender de:

  • Analítica web
  • La formulación de hipótesis (método científico)
  • El ensayo de prueba y error y comparación con tests A/B
  • Conocimientos de marketing general
  • Usabilidad web
  • Diseño web
  • Comportamiento de usuarios (psicología)
  • Desarrollo de producto
  • SEO
  • Automatización de procesos

Y algunas cosas más, como nociones de programación, aunque hay una discusión general acerca de si es estrictamente necesario o no. Además, ha de ser extremadamente creativo, pues aunque se basa mucho en el método científico de análisis de resultados y validación o invalidación de premisas, ha de tener ideas creativas constantemente para encontrar nuevas maneras de impulsar ese crecimiento. Y las métricas, sin esa creatividad, no son nada.

A modo resumen, se podría decir que el Growth Hacking es una mezcla de Marketing Creativo, Análisis de datos, y Desarrollo de producto y Automatización de Procesos.

 

El Growth Hacking es el futuro de Internet

Bueno, sin pecar de gurú ni de adivino, bien podría serlo. Pero es solo una estimación muy volátil.

Lo cierto es que el Growth Hacking no deja de ser un sistema muy novedoso que se va afianzando en la jerga de los negocios y que va consolidándose como tendencia.

El marketing de contenidos o las diferentes tipologías del marketing clásico no han muerto, ni tienen previsto hacerlo, pero sí es cierto que se venía necesitando un marketing más arriesgado y desenfadado que tuviera un ROI (Retorno de la inversión) más palpable. Y el Growth Hacking cumple perfectamente ese papel.

Hoy por hoy, se presupone que el Growth Hacking es solo para Startups, pues es para lo que fue diseñado, pero todo apunta a que hará valer su más que demostrada utilidad en PYMEs, grandes empresas, y todo tipo de proyectos online en un tiempo no muy lejano, a la vuelta de la esquina.

Ahora te toca a ti. ¿Crees que el Growth Hacking es el futuro de internet? ¿Conocías el concepto?