Conseguir los 1000 primeros suscriptores no ha sido tarea fácil.

Y llegar a este número tan redondo e imponente en tan poco tiempo ha costado lo suyo.

¿Quién lo iba a decir a principios de este año, cuando empecé el reto de los 10.000 suscriptores?

Me lancé al vacío con los ojos cerrados y una poderosa fe en mi reto, y a día de hoy, creo que acerté de pleno con el atrevimiento.

Pero en este proceso de 10 meses, he aprendido muchas cosas y he aumentando mucho mis conocimientos en todo tipo de materias.​

Si quieres saber cómo llegar a esos 1000 suscriptores para tu blog, o tomar nota para otros retos parecidos, este artículo es para ti.

suscriptores-totales

1- Hay que apostar por unos pocos artículos frente a muchos

Lo intuitivo cuando uno piensa en iniciar un blog, es primar la cantidad, aunque sin descuidar la calidad.

Da igual cuánto lo intentes.

Los artículos de gran nivel requieren tiempo y maduración, y si escribes muchos artículos, te será casi imposible lograrlo.

​Originalmente escribía un artículo semanal... luego bisemanal... y tras el parón obligatorio de verano, en el que no hay apenas actividad online en los blogs, hasta paré de escribir artículos.

Esto, que a más de uno le haría pensar que he dejado el blog a su suerte, flotando a la deriva y sin timón... está muy lejos de la realidad.

¿Qué he hecho?

Aprovechando el parón de verano, me puse a rediseñar la estrategia bloguera pensando en lo que he aprendido de la experiencia de estos últimos meses.

Y decidí enfrentar una evidencia: Mis mejores artículos no tenían mucha más relevancia a nivel de visitas​ que mis peores artículos.

La solución: Le di mucha caña a mejorar los mejores artículos, tanto para los usuarios, como a ojos del SEO y Google.

Y este es el resultado:​

estadisticas-seo

​Estos son los resultados en SEO de los últimos 90 días según Google Webmaster Tools.

A finales de mayo, ¡no llegaba desde Google ni gente despistada!

¡Anda! ¿Qué blog es este? Yo venía buscando un artículo de Numismática Etíope, no este rollo de Marketing...

Sin embargo... ahora llega un buen pellizco desde búsqueda orgánica.

Tanto... que aprovechando que no he movido nada las redes sociales este verano y principio de otoño... el pastel se ha invertido:​

busqueda-organica

​Ahora casi el 70% de las visitas son orgánicas, cuando antes no llegaba al 15%.

​Mira, por ejemplo, el mismo pastel pero del 1 de marzo al 1 de Junio.

​Ojo, que no te engañen los colores. El azul esta vez no es el orgánico, sino el Social (Redes Sociales). Los colores van de mayor a menor porcentaje, independientemente de la tipología de la visita.

​La búsqueda orgánica (SEO), por aquella época, era el color naranja. 14,9%.

​Todas estas mejoras en la calidad de unos pocos artículos han repercutido indudablemente bien en mi blog.

Tanto, que gracias a ellas ahora mismo el blog puede seguir funcionando en piloto autómatico que seguirá recibiendo un buen montón de visitas.​

Es una fantástica manera de optimizar recursos. ¿No te parece? 

2- Hay que buscar la mejora continua a todos los niveles

Si bien este título define muy bien el propio concepto del Growth Hacking, lo cierto es que es muy aplicable a un blog.

No sólo en los artículos, como ya hemos visto en el punto anterior, sino en todos los aspectos del blog y su proyección exterior.

Me explico:

Estos últimos dos meses de aparente tranquilidad he puesto el blog patas arriba.

Tal vez apenas notes los cambios, pero ahí están y son fundamentales.

El primero de ellos, y más complejo de todos, ha sido mejorar el sistema de Email Marketing.

Podría haber seguido con Mailchimp hasta la eternidad, que no funcionaba mal, y por 20€ mensuales cumplía bien.

Lo que ocurre es que descubrí una opción enormemente mejor: ActiveCampaign.​

¿Por qué mejor?

Porque por el mismo precio, me ofrecía la posibilidad de crear flujos de trabajo espectaculares. 

Por ejemplo, indicar si cuando una persona no abre un email de la cadena de emails que tiene previsto recibir, enviarle otro email para recordarle que en ese email que no ha abierto tiene un obsequio especial.

Y como este, cientos de posibles combinaciones personalizadas para que cada usuario tenga una experiencia única dentro de una cadena automatizada de emails.

activecampaign workflow

Como podrás imaginar, este sistema da un salto cualitativo brutal al trato con los lectores.

No solo en la parte de Email Marketing he hecho mejoras en estos meses.

En el apartado de Sobre Mi he pasado de una anodina explicación de quién soy, a una página que se sale totalmente de lo establecido, y en la que decidí darle un punto divertido y diferente con ilustraciones propias en colores pastel, como ésta que ves aquí:

O la Página Principal, donde he dado un aspecto más profesional y actual al mismo concepto anterior.

O el sistema de comentarios de los artículos, que me he pasado a Disqus que me parece mucho más cómodo y efectivo.​

O todos los formularios de suscripción y los plugins, que me he gastado mis dineros en pasarme al Thrive Leads, dejando en el proceso mi amadísimo Welcome Mat, que tantos cientos de suscriptores me consiguió él solito, pero que con Thrive Leads tengo lo mismo más personalizable, con más métricas, tests A/B (con lo que me gustan, jijiji) y más completo.

Como ves, un montón de cambios (y los que faltarán por mencionar), pero que, en resumidas cuentas, lo que indican es que para seguir creciendo no puedes estancarte y necesitas seguir innovando y mejorando todo.​

Si te crees que crear un blog y llegar lejos es montarlo y escribir unos cuantos artículos, mal asunto.

Es nunca conformarte con nada, y cualquier cosa que puedas mejorar, aunque solo sea un 1%, mejórala.

3- Podrás hacer CASI todo en un blog gratis, pero a la larga sale más a cuenta invertir

Querido amigo tacaño... permíteme decirte que no estás solo.

Yo también intento no gastar ni un duro en un blog que no genera beneficios directamente por sí mismo (aún...).

Pero lo cierto es que a la larga, este planteamiento ha ido cayendo por su propio peso.

No te digo de volverte loco y invertir cientos y miles de euros en cursos y plugins, como cierto amigo mío hizo en su día para un blog que ya no existe.

Pero para lucir, nos guste o no, hay que sufrir. Económicamente, al menos.

Y más ahora, que la mayoría de empresas que suministraban plugins y apps freemium para blogs... han decidido ponerse todas de acuerdo, subir precios, disminuir características, y lo peor de todo...

Abonarse todas al "Pago Anual", y el mensual, o subirlo mucho para que no merezca la pena, o eliminarlo directamente.

Mira en la siguiente imagen los precios de uno de los servicios freemiums que ya dejé atrás. Fíjate debajo del precio: "When paid anually". Eso significa que debes multiplicar esa cifra por 12. Eso es lo que vas a pagar de una vez cada año. ​348€, 660€ o 1524€, respectivamente.

pagos mensuales carísimos

Malditas empresas usureras...

¡Como si yo no tuviera otra cosa que hacer que gastarme de golpe 200 o 300 euros en una app para mejorar SÓLO UNO de cien aspectos del blog...!

¿Nos hemos vuelto locos o qué?

Por suerte, aún hay apps de precios bajos, y/o pagos únicos, y también algunas freemium que resisten, aunque lamentablemente, cada vez con menos utilidades a tu alcance.

De este modo, a poco que quieras mejorar tus números, diseño o control sobre los datos, se hace necesario dar el salto de lo gratis a lo de pago.

Desde un buen dominio y un buen theme, a un buen plugin de formulario​s de inscripción, email marketing, y landing pages.

Y en este último caso, cosa curiosa, a día de hoy sólo conozco un freemium que sirva de apaño para hacer páginas de aterrizaje, como es Wishpond, pero que sólo te permite hasta 200 suscriptores.

Todos los demás son de pago, y yo he optado por apuntarme al Thrive Content Builder, que es el único que ​permite un pago único (de 75 euros), una sola vez.

Para tener un blog funcional y efectivo, y sobre todo, para desmarcarte de los miles de blogs de aspecto y características idénticas, lo más seguro es que te toque pasar por caja. 

Mi consejo es que lo hagas dentro de tus posibilidades, pero pensando siempre bien dónde gastas el dinero, siempre como inversión para el futuro.

Elige tus prioridades donde gastar. Las mías son Email Marketing, páginas de aterrizaje e Inbound marketing (todo lo necesario para conseguir suscriptores).

Más allá de eso apenas invierto salvo contadas excepciones, como cuando intenté automatizar las redes sociales (sin resultado satisfactorio), o un mejor plugin para compartir los artículos y llegar a más gente.

4- Ponerte un Súper Objetivo... ¡FUNCIONA!

Si apuntas muy alto y perseveras, te obligas a llegar muy lejos.

Es una cosa que he comprobado estos meses, y ahora, para mi, es una evidencia.

Parece una tontería, pero haberme propuesto un objetivo a todas luces imposible para alguien que jamás había tenido un blog con suscriptores, es lo mejor que podría haber hecho.

retarse a uno mismo

Te debes a tu reto, y por tanto, haces todo lo que esté en tu mano para lograrlo, aunque ello suponga hacer cosas que no tienes ni idea y preferirías no hacer.

Es como cuando tu jefe te manda a hacer algo que no has hecho nunca, y te estrujas los sesos para hacerlo, porque no te queda más remedio.

Con la diferencia que aquí tu jefe es tu reto, elegido por ti, y él manda y tú tienes que encontrar la manera de solucionar el embrollo.

Mi consejo: Elige tu reto, y asegúrate de que sea muy difícil, sin llegar a imposible.

Si mañana tuviera que empezar de cero, volvería a elegir hacer el reto de los 10.000 suscriptores. Es de lo mejorcito que me ha pasado nunca.

​5- Nunca terminas de aprender

​Cada día que pasa, estoy más cerca de saberlo todo sobre... nada.

Sólo sé, que no sé nada, que diría Sócrates.​

Lo que ocurre, es que en un blog tienes que enfrentarte a mil disciplinas, empezando por la evidente gestión de WordPress, los plugins y demás pormenores de la plataforma, así como el control de dominio, alojamiento y pequeños percances que tendrás que solucionar.

Pero también necesitarás entender muchas otras cosas. Desde growth hacking a inbound marketing, desde copywriting ​a email marketing, desde diseño gráfico a diseño de usabilidad, desde redes sociales a automatización, desde programación en html/css a engagement con otros bloggers y lectores...

¿Un blog? Eso es abrir un programita, escribir un ratito y hacer click en publicar​, que diría un cuñado de barra de bar que todo lo sabe.

​Ya me gustaría... pero va a ser que no.

Lo cierto es que son innumerables las variables que tienes que controlar, y eso sin contar la temática de tu propio blog.

aprendizaje constante

Pero en mi caso, para ACELERAR mi aprendizaje tengo un truquito:

Cuando decido hacer algún artículo ambicioso, imaginemos por ejemplo uno aún no existente: "La Guía Definitiva de los Funnel de Ventas", ​lo más probable es que yo sepa de Funnel de Ventas lo justito.

Como comprenderás, no soy un especialista de cada temática en la que hablo en el blog.

Domino de alguna, pero flaqueo un poco más en otras. Como toda persona humana.​

A pesar de ello, investigo, averiguo y estudio todo lo que haga falta para crear el artículo más completo que sea capaz de crear sobre esa temática.

En el proceso, sin comerlo ni beberlo, paso de conocimientos básicos de, en este caso, Funnel de Ventas, a conocimientos avanzados que me hacen subir de nivel como un Pokémon.

​Y a la postre, no sólo te vas contento de haber aprendido un montón sobre Funnel de Ventas, sino que además, ahora otras personas aprenderán de tu aprendizaje.

¡Toma ya!​

Así pues, mi consejo es que estudies y aprendas todo lo que puedas y más, y si puedes, hazlo mientras elaboras artículos de la más alta calidad.

Una vez un profesor me dijo: "Si no sabes explicarlo, es que no lo sabes."

Así que si eres capaz de hacer un artículo completo sobre un tema, entonces es que sabrás explicarlo a otras personas.​


En Resumen, por si tienes prisa y/o la sopa al fuego:

1- Unos pocos artículos​, muy bien trabajados, y en constante ampliación, mejora y adaptación de cara al SEO, son más valiosos y eficientes que un montón de artículos sin ton ni son.

2- Mejorar constantemente el blog no es una opción. Es fundamental.

3- Tarde o temprano tendrás que invertir en tu blog si quieres que funcione mejor y llegue a más gente. Podrías hacerlo casi todo gratis, pero lo cierto es que pronto se te empezará a complicar la existencia.

4- ​Ponte un súper-mega reto. Yo en su día me puse el de los 10.000 suscriptores, y gracias a él ya he llegado más lejos de lo que nunca soñé. Los retos te obligan a dar mucho más de ti que lo que harías en condiciones normales.

5-​ Un blog es uno de esos trabajos que te obliga a acabar aprendiendo de mil cosas diferentes. No es sólo escribir y hacer click en publicar. Es muuuucho más que eso, y necesitarás aprender constantemente en todo tipo de temáticas.